Lima COP20 | CMP 10 / CK / Energía / Transformación energética para cuidar el planeta
20-01-2015 Energía / Videos

Transformación energética para cuidar el planeta

Climate Talks conversó con Maria van der Hoeven, Directora Ejecutiva de la Agencia Internacional de Energía (IEA), sobre el futuro del sector energético y la necesidad de promover la eficiencia energética en los países desarrollados y en desarrollo.

“Para ser francos, pienso que esperar un mundo de cero carbono para el 2050 es más ilusión que realidad”, declaró la señora van der Hoeven. “Lo que sí espero y lo que pienso que se necesita es que descabonicemos el sector energía. Este será un gran logro. Para lograrlo el mundo tiene que expandir la oferta de energía renovable y mejorar mucho la eficiencia energética, no sólo en los países desarrollados, sino también en los países en desarrollo. Esto es algo urgente que hacer”.

Combinación energética para el año 2050

Los estudios de la IEA muestran que para el año 2050 el mundo seguirá dependiendo mayoritariamente de los combustibles fósiles. Por lo tanto, los esfuerzos en esta materia deberían centrarse en promover alternativas y un uso más limpio de los combustibles fósiles.

“Adicionalmente, esperamos que se desplieguen muchas más energías renovables y esperamos un gran incremento en la eficiencia energética, no sólo en la producción de energía, sino también en el transporte y uso de la energía. Asimismo, esperamos que haya energía nuclear” explicó la Directora de IEA.

De acuerdo al estudio IEA Technology Roadmaps for Solar Electricity (2014) la distribución de la energía que utilizamos actualmente a nivel global proviene: 68% de los combustibles fósiles y 20% de las renovables.

El mismo estudio, muestra que para lograr un “Escenario de los 2 grados centígrados” (2DS, por sus siglas en inglés) de temperatura global hacia el año 2050 será necesario invertir ese cuadro: aumentar el uso de energía renovable (65%-79%) y disminuir el uso de los combustibles fósiles (20%-12%).

Para lograr ese cambio es imprescindible reestructurar el sistema económico para tener nuevas prioridades, tales como: fijar los precios del carbono, promover inversiones hacia una combinación de energías más limpias y avanzar rápidamente en la agenda y aplicación de la captura, uso y almacenamiento de carbono, entre otros.

Transformaciones nacionales

Proteger nuestro planeta del calentamiento global depende en gran medida de las acciones de una política energética que tomen los gobiernos de países desarrollados y su apoyo directo, en este tema, a los países en desarrollo para conseguir la eficiencia energética global que permita el abastecimiento de la población de forma saludable y sostenible.

“Cuando hablo de eficiencia energética en los países en desarrollo ellos me dicen ‘Querida María ¿de qué habla usted? Simplemente queremos energía porque tenemos millones y millones de personas que todavía no tienen acceso a la energía’. Esto es absolutamente cierto. Sin embargo, las naciones en desarrollo no pueden esperar resolver el problema del acceso a la energía construyendo otra planta de combustibles en base al carbón e infraestructuras similares. Si los países en desarrollo realmente quieren proveer energía a toda su población, sólo podrán hacerlo de manera más eficiente” indica van de Hoeven sobre su experiencia en la aplicación de estas ideas.

Aunque parece una tarea avasalladora, de acuerdo a la Directora de IEA, el inicio del cambio se encuentra en eliminar los subsidios a todos los combustibles fósiles, acción posible actualmente mientras dichos precios no son elevados.

En el caso del Perú, país que utiliza mayoritariamente combustibles fósiles, Maria van der Hoeven dice que “cada país tiene que determinar cuál es la combinación correcta de energías renovables. No obstante, el Perú tiene mucho que ganar al desarrollar la energía renovable”.

Energía del futuro

La Agencia Internacional de Energía (IEA) considera que tanto los modelos de energía centralizada como de energía ampliamente distribuida serán parte del sistema energético del futuro. Si bien ciudades y países necesitan inexorablemente el sistema de electricidad centralizada, igualmente el mundo requiere que éstos sean sostenibles, renovables y respetuosos del medio ambiente.

“Uno de los cambios mayores que ocurrirá en el futuro es que las ciudades no consumirán energía sino que también producirán energía. Será como el poder del poder. El poder de la energía”, concluyó Maria van de Hoeven.

Una parte clave de la combinación centralizado-descentralizado serán los vehículos eléctricos, cuyas baterías también podrían servir para proporcionar energía a la red eléctrica del futuro. A pesar del desafío de encontrar el equilibrio correcto entre un sistema de generación distribuida y un sistema de generación central, ambos serán necesarios para dar energía limpia en el futuro.