Lima COP20 | CMP 10 / CK / Bosques / Desafíos de la información sobre bosques y cambio climático
25-11-2014 Bosques

Desafíos de la información sobre bosques y cambio climático

DSC_2194_ImanolCamblor

Por: Carla Ramírez Zea / Asesora Técnica Principal Forestal, FAO Perú

“Las nuevas políticas ante el cambio climático demandan mayor cantidad, calidad y eficiencia de la información sobre bosques. Un verdadero monitoreo integral de la gestión de los bosques involucra información biofísica-ambiental, socioeconómica y de gobernanza, necesaria para orientar y evaluar las acciones de mitigación y adaptación al cambio climático”.

El bienestar de los ciudadanos a nivel mundial es amenazado por el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), principalmente de los países más industrializados. Por esta razón, surge la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático como espacio de discusión mundial para definir acuerdos de reducción de las emisiones de los países que son parte. En el transcurso de la discusión, se ha llamado a los países más desarrollados a cumplir sus metas de reducción de emisiones, pero también se ha impulsado el apoyo a los países menos desarrollados para planificar acciones de mitigación y adaptación, a través del fortalecimiento de capacidades institucionales y técnicas, así como la definición de fuentes de financiamiento.

Los bosques en las políticas públicas
El rol de los bosques para mantener el bienestar humano está siendo cada vez más reconocido. Los bosques son sumideros de carbono, el más abundante de los GEI; también son fuente de alimentos, medicinas, ingresos económicos de productos maderables y no maderables; retienen y filtran el agua; son santuarios culturales y espirituales; y constituyen bancos genéticos de especies de flora y fauna. Se ha demostrado que la pérdida de bosques implica hasta el 17% de emisiones de GEI, por lo que la reducción de la deforestación y degradación de los bosques es uno de los mecanismos más sólidos de mitigación de emisiones de GEI. Por estas razones, los bosques tienen cada día más relevancia en las políticas públicas nacionales e internacionales, que deben aplicarse dentro de una visión de uso integral y responsable del territorio, evitando la deforestación y degradación de los bosques.
En este contexto, los Estados se están involucrando cada vez más en la actualización y evaluación de sus políticas de bosques y cambio climático. Para lograrlo, el monitoreo integral de la gestión de los bosques resulta imprescindible. Esto implica la generación de información sobre aspectos biofísicos de los bosques y otros usos productivos del territorio, los beneficios socioeconómicos de los bosques a la población y la gobernanza para una distribución equitativa de dichos beneficios. Esta información en su conjunto es necesaria no sólo para una sólida construcción de nuevas políticas, sino para el pago de beneficios con base en resultados, como el mecanismo de Reducción de la Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD+).

Cantidad, calidad y eficiencia de la información sobre bosques
En el caso del Perú, un país con 57% de superficie con bosques, el gobierno está ejecutando serias iniciativas para mejorar la información en un amplio ámbito de necesidades para la gestión de los bosques, tales como el Inventario Nacional Forestal -con sus dos componentes, biofísico y socio-económico-, el monitoreo satelital de los de bosques y uso de la tierra, los inventarios para evaluación y valoración del patrimonio natural, el inventario de bosques de producción permanente, el sistema de medición, reporte y verificación para REDD+, el sistema nacional de inventarios de gases de efecto invernadero, el catastro forestal, el módulo de control de la cadena de producción de la madera del sistema nacional de información forestal y fauna silvestre e información para las cuentas nacionales y cuentas satélites forestales y de servicios ecosistémicos. Otras iniciativas por desarrollar son el sistema nacional de información de salvaguardas para REDD+ y el monitoreo nacional de la gobernanza forestal.
Todas estas iniciativas manejadas de forma conjunta apoyarían verdaderamente a un monitoreo integral de la gestión de los bosques, ya que involucran información biofísica-ambiental, socioeconómica y de gobernanza, necesaria para orientar y evaluar las acciones de mitigación y adaptación al cambio climático. Sin embargo, para lograr este desafío, es necesario que se cumplan con algunos principios demandados por los usuarios. Por ejemplo, la comunidad científica, representada por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), pide que la información sea relevante, confiable, íntegra, coherente y transparente. Por otro lado, los actores involucrados, que cada día son más, demandan mayor participación para hacer presente sus objetivos y necesidades, pero además piden que la información esté accesible. Otro principio importante es la sostenibilidad de los sistemas de monitoreo, de tal suerte que los Estados deben trabajar fuertemente en estrategias financieras y de coordinación institucional para evitar la duplicidad de esfuerzos y procurar la eficiencia de los sistemas. Finalmente, por la complejidad de este reto, se debe compartir conocimiento científico y práctico entre organizaciones internacionales, instituciones gubernamentales nacionales, subnacionales y locales, comunidades científicas y la sociedad civil organizada.