Lima COP20 | CMP 10 / Sala de prensa / COP20 en los Medios / La energía eólica crece a nivel mundial
03-09-2015 COP20 en los Medios

La energía eólica crece a nivel mundial

Fuente: CMNUCC

La energía eólica está creciendo mundialmente, una tendencia alentadora de cara al acuerdo universal de Naciones Unidas sobre cambio climático previsto a finales de año en París. Este aumento es un resultado directo de las políticas en energía renovable implementadas por los ejecutivos. Tal acción política, discutida por los gobiernos reunidos bajo el auspicio de la CMNUCC este año, debe acelerarse para que la comunidad internacional pueda alcanzar su objetivo de limitar el aumento del calentamiento global a 2 grados centígrados y dichas políticas necesitan ser apoyadas con una financiación adecuada.

Un análisis reciente del Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC, por sus siglas en inglés) muestra que este año se añadirá una capacidad considerable de energía eólica en Brasil, Canadá, México y Estados Unidos, mayoritariamente. La industria offshore europea ya ha experimentado un fuerte crecimiento durante la primera mitad del 2015. Actualmente, los principales mercados mundiales son China, Estados Unidos y Alemania, tres de las principales economías mundiales que con sus políticas en energías limpias están logrando importante resultados energéticos.

2014, Nuevo récord

El año pasado se batió un récord de instalaciones de energía eólica, encabezadas por China, Estados Unidos y Alemania. Según los datos del GWEC, en 2014 se instalaron mundialmente 51,5 gigawatios (GW) y se invirtieron 100.000 millones de dólares. Solo China añadió el 45,1% de las nuevas infraestructuras, mientras que Alemania añadió el 10,2% y Estados Unidos el 9,4%. La capacidad mundial instalada en 2014 fue de casi 370 GW, de los cuales el 31% fueron en China, el 17,8% en Estados Unidos y el 10,6% en Alemania.

Rápido aumento de la energía eólica en China

Un buen ejemplo del crecimiento de la energía eólica gracias a la implantación de políticas es China, que dispone de una ley de energías renovables y un Plan de Acción Nacional para el Control de la Contaminación del Aire. Ello ha contribuido a que el país haya pasado de casi cero a 114,6 GW de capacidad instalada en una década, que es suficiente para abastecer 110 millones de hogares.

El objetivo actual de lograr 200 GW en 2020 “podría ser incrementado a 250 GW o más en el próximo plan quinquenal que será lanzado este año”, indicó Kristian Ruby, jefe de políticas en la Asociación Europea de la Energía Eólica (EWEA). “Además, se espera que el próximo plan quinquenal presente un mercado nacional de mercado de emisiones que proporcionaría más incentivos para el despliegue”.

En Estados Unidos las instalaciones se benefician de los créditos fiscales

A finales de 2014, en Estados Unidos se habían instalado 65,9 GW. California, Iowa y Texas son los estados bastiones de la energía eólica.

La eólica supone casi el 30% de la nueva capacidad de generación instalada en los últimos cinco años, según la Asociación Americana de Energía Eólica (AWEA, por sus siglas en inglés); proporciona suficiente energía para alimentar 16,7 millones de hogares estadounidenses; y ha atraído más de 100.000 millones de dólares de inversión privada desde 2008.

La industria se beneficia del Production Tax Credit (PTC), un crédito fiscal federal en funcionamiento desde 1992. El crédito proporciona un incentivo de 2,3 centavos por kilovatio/hora durante los diez primeros años de operaciones de una instalación.

El Plan de Energía Limpia de Washington podría ayudar a la industria a hacer nuevos avances, pero esto depende de la renovación del PTC que debe ser votado por el Congreso a finales de cada año.

La transición energética alemana en plena efervecencia

Con 39,2 GW de capacidad eólica instalada a finales del año pasado, Alemania es el tercer mayor jugador del sector a escala mundial.

El objetivo de Berlín es hacer que una tercera parte de la electricidad de Alemania provenga de fuentes renovables de aquí al 2020, un porcentaje que se incrementará al 50% de aquí al 2030. La ley alemana sobre las energías renovables garantiza las tarifas para los 20 primeros años de instalación y da prioridad de acceso a la red eléctrica.

El sitio web sobre políticas de transición energética “Energiewende” del gobierno federal afirma que los alemanes pagan más caras sus facturas, pero remarca que la energía de origen solar o eólica no tiene costes ocultos, como la contaminación. Asimismo, las comunidades recuperan dinero ya que según la Agencia de Energías Renovables (REA, por sus siglas en inglés), en 2012-el 47% de los parques eólicos eran de propiedad comunitarias.

Comienzo de un año con récord de instalaciones offshore

El offshore europeo ha tenido el mejor inicio de año de su historia. Con Alemania, el Reino Unido y los Países Bajos a la cabeza, los 2,3 GW instalados en los primeros seis meses han establecido un récord anual. Esto incluye las infraestructuras alemanas que han sido activadas más tarde de lo previsto.

Kristian Ruby señala que la energía eólica brasileña podría crecer rápidamente. “El sistema de subasta puesto en marcha para las energías renovables en 2009 y su objetivo declarado de hacer de la energía eólica la segunda fuente de energía del país detrás de la hidroeléctrica ha sido un motor importante para las inversiones y la instalación de capacidad nueva. Actualmente hay más de 15 GW de energía eólica contratados para el 2020, lo que pondrá el total nacional por encima de los 20 GW para esa fecha”, dijo.

Se necesitan más financiación y políticas seguras

La energía eólica podría pesar aún más en la balanza. Mmejores políticas y una financiación adecuada son claves para que esto se produzca, tal como discutieron los expertos técnicos en una reunión en Bonn en junio pasado. A pesar de su crecimiento anual del 24,8% desde 1990, la eólica representa sólo el 3% de las energías renovables suministradas en 2013, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Los emprendedores necesitan un acceso al mercado y unas tarifas predecibles de 10 a 15 años para financiar proyectos y bajar los costes de producción, afirma Letha Tawney, que dirige Charge, la iniciativa eléctrica del Word Resources Institute (WRI, por sus siglas en inglés). “Los productores necesitan contratos a largo plazo, con la seguridad de vender la energía. La eólica es rentable si se puede obtener una financiación a bajo precio y una seguridad sobre las ganancias”, apuntó.

La Sra. Tawney no aboga por las subvenciones y tarifas más altas porque no son necesariamente eficaces. Los contratos de compra a largo plazo, como los de Google y Facebook en Iowa, por ejemplo, han proporcionado la garantía y estimulado la inversión por parte de empresas de servicios.

Las soluciones técnicas, tales como la maximización de los factores de capacidad también impulsan el crecimiento, sugirió Lehta Tawney. “China está trabajando duro en ello. Podemos usar este conocimiento, aunque los retos técnicos no son los mismos en todas partes”.

La optimización de infraestructura hace que la energía eólica sea mucho más competitiva que los combustibles fósiles cuando se añade nueva capacidad a la red. “En Colorado, hay mucho más viento del que necesita el Estado. Las personas no sabían que esto era posible hace 5 u 8 años”, remarcó.

El Fondo Verde para el Clima puede jugar un papel clave

En los países en vía de desarrollo, el apoyo financiero puede hacer progresar mucho a las renovables, dijo tras el encuentro de expertos en Bonn Amit Kumar, un consejero en REEEP, una organización no gubernamental que gestiona fondos para los proyectos de energías limpias. “A través de su amplio espectro de instrumentos financieros, el Fondo Verde para el Clima podría jugar un papel clave estimulando inversiones en energías renovables adaptando las herramientas financieras a las condiciones nacionales“, añadió.

Los propios inversores pueden tener motivos para implicarse, según el informe Invirtiendo en tiempos de cambio climático publicado en junio por la consultora Mercer. La firma prevé que “el sub-sector de las renovables podría ver aumentar sus rendimientos anuales en una media de entre el 6% y el 54% en un horizonte temporal de 35 años” mientras que los del carbón deberían caer del 18% al 74%.

Lea más sobre la reunión de expertos en energías renovables en Bonn y sobre ejemplos inspiradores de suministro de energías renovables.

Noticias Relacionadas